Saltar al contenido
Misterio Astral | Sitio web del misterio y lo paranormal

La Ley de Atracción y la Biblia

Tal vez haya oído hablar de la “Ley de la Atracción”. Se hizo popular en 2007 por el libro y DVD, El Secreto de Rhonda Byrne. Byrne y muchos otros gurús motivadores de la Nueva Era y del pensamiento positivo afirman que podemos crear lo que queremos simplemente pensándolo y pidiéndolo.

Es controvertido en el mundo de la ciencia porque su hipótesis desafía la comprensión actual de los principios científicos. Sin embargo, tienen una asombrosa cantidad de testimonios de que sí funciona.

la biblia y la ley de la atraccion

Lo que mucha gente no sabe es que la Ley de la Atracción había aparecido en la cultura popular mucho antes. Grandes científicos y pensadores nos han dejado muchas frases célebres sobre el pensamiento positivo, y la enseñanzas de la Biblia no podían ser menos.

En el texto sagrado aparecen muchas enseñanzas positivas que están relacionadas con la Ley de la Atracción. En este artículo recogemos varios pasajes de la Biblia en los que se puede ver.

La Ley de la Atracción en la Biblia: Enseñanzas y frases del pensamiento positivo

Aunque los pasos reales de La Ley de la Atracción varían según el libro que leas, la mayoría de los gurús del pensamiento positivo enseñan a la gente a seguir estos pasos:

  1. – Debes estar seguro de lo que quieres.
  2. – Luego le pides al Universo que te lo dé.
  3. – Regularmente comienza a visualizarte recibiéndolo, sosteniéndolo, experimentando lo que quieres.
  4. – Estén abiertos al hecho de que su respuesta puede venir en cualquier forma.

Loa 5 versículos de la Biblia en los que aparece el pensamiento positivo.

Puedes reconocer estos pasos  de la Ley de la Atracción enmuchos principios bíblicos. Veamos estos tres ejemplos:

  • Marcos 11:24 Por tanto, os digo que todo lo que pidáis en la oración, creed que lo habéis recibido, y será vuestro.
  • Hebreos 11:1 Ahora bien, la fe es estar seguro de lo que esperamos y seguro de lo que no vemos.
  • Romanos 4:17 Él es nuestro padre a los ojos de Dios, en quien él creyó, el Dios que da vida a los muertos y llama las cosas que no son como si lo fueran.
  • Filipenses 4:13 Todo lo puedo hacer a través de Aquel que me da la fuerza.
  • Mateo 7:7-8 Pedid y se os dará; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá la puerta. Porque todo el que pide recibe; el que busca encuentra; y al que llama, se le abrirá la puerta.

La diferencia entre la Ley de la Atracción y la Biblia

La mayor diferencia entre la Ley de Atracción y el mensaje de la Biblia es que cuando pides algo, debes pedírselo a Dios directamente en el contexto de una relación personal, a diferencia de una fuerza cósmica del “Universo” que está en algún lugar ahí fuera.

Cuando pedimos, necesitamos creer que Él nos escucha y que responderá a nuestra oración de una manera u otra. Debemos tener cuidado de no visualizar algo hasta el punto de que estamos meditando en el artículo mismo que estamos pidiendo. Esto se ve claramente en ese versículo:

Santiago 1-17 No se engañen, mis queridos hermanos. Todo buen y perfecto regalo viene de arriba, bajando del Padre de las luces celestiales, que no cambia como las sombras cambiantes.

Realmente, estamos ante la misma enseñanza: Mantener el pensamiento positivo y pedirle a una fuerza superior que  (sea Dios o el Universo) a que nos ayude.

¿Es incompatible ser creyente con la Ley de la Atracción?

Ya has visto que no es importante de dónde venga el mensaje, lo más importante es el propio mensaje. Tanto la Ley de la Atracción cómo la Biblia nos enseñan a mantener una actitud positiva y a ser buenas personas, a transmitir una energía positiva al mundo para poder recibirla de forma aumentada después.

Es una muestra más de que la Ley de la Atracción no es un invento de los creadores de “El Secreto”, es una corriente de pensamiento que ha aparecido de muchas formas a lo largo de la historia.

Si te ha gustado, no te olvides compartirlo con personas a las que les pueda interesar y de visitar más artículos sobre la Ley de la Atracción.